Tonalli (del náhuatl): Brillante como el Sol. Entidad anímica alojada en el interior del cuerpo humano, gobernaba el raciocinio, la conciencia, la voluntad y el destino. (en proceso |work in progress)

Los dioses creadores, en sucesivas edades del universo, modelaron varios tipos de hombres, usando distintos materiales, hasta que encontraron la sustancia sagrada: El maíz, que daría por resultado al hombre requerido: El que es consciente de los dioses y de la finalidad de su existencia. Los hombres de maíz de la última edad son formados, además con sangre de la serpiente y el tapir, animales sagrados por representar, la primavera, el principio vital del cosmos y el segundo la diosa madre.

Este hombre para los mayas es distinto a los anteriores, porque es el resultado de una fusión de sustancias vegetales y animales sagradas; esto pone de manifiesto que la materia es la que condiciona el espíritu y no éste el que da vida a la materia. La edad de los hombres de maíz es la época actual, en la que siguiendo la inexorable ley cíclica, un nuevo diluvio destruirá algún día a los seres humanos.

 

La manera como nos relacionamos con el mundo ha ido cambiando con el pasar del tiempo, en México tenemos una herencia que ha tenido una apegada relación a lo espiritual, lo natural, los astros, el tiempo y el universo en general, la conquista constituye una ruptura de la cosmovisión indígena a la construcción cultural de un mestizaje que tuvo lugar con diferentes ritmos y profundidades.

Recurrentemente se minimiza el conocimiento de las culturas indígenas de México partiendo de una postura de desarrollo tecnológico, científico y económico basando en sistemas externos como forma de desarrollo, sin embargo, existen acercamientos muy particulares dentro de las culturas endémicas en México hacia lo que podría definirse un “sentido de la vida”, existe en mayor medida una apegada relación con lo natural y lo espiritual, referencias que ahora considero primordiales en el caos social y la época de vacío en la vida contemporánea.

 

El mundo como lo conocemos en gran medida, se expande para dejar a un lado a cualquier grupo indígena que en este caso funja como una de las ultimas trincheras a lo que podríamos llamar “resistencia” de las culturas endémicas en América, grupos sociales que han sabido mantener al margen sus costumbres, la relación con la naturaleza, la preservación de las lenguas y un sin fin de elementos sociales que los hace construir una particular cosmovisión que está actualmente en peligro, quiero conocer de qué forma se han mezclado las tradiciones occidentales con las de las antiguas culturas que aún prevalecen, cómo han logrado sobrevivir y de qué manera se adopta una fusión entre ellas para interactuar en la actualidad.